Dos encastes que llaman “mucho” la atención para la terna de novilleros comprometidos “a dar su golpe de efecto”, este domingo 8 doble Desafío en Valdemorillo en un “festejo nuevo, diferente, vibrante y de gran atractivo para el aficionado”

02.09.2019

Ilusión y responsabilidad. Este es el sentimiento que despierta en todos los protagonistas de la novillada picada el estar en un cartel que marca un ante y un después, llevando al ruedo local “una idea que nadie esperaba y que seguro tiene que funcionar”, un formato con el que el Ayuntamiento reivindica la tradición taurina de este pueblo, abriendo La Candelaria a una tarde especial “interesante para el público y todo un aliciente a las puertas de Madrid”

 

  • Ambos ganaderos lo confirman, a toriles van a llegar novillos bien presentados, que están en tipo y hechuras de dos hierros distintos a los que está acostumbrado el público, como son los de Flor de Jara y Manuel Quintas, “reses encastadas, de las que se espera den buen juego y embistan”

 

  • Los tres madrileños que hacen paseíllo comparten también reto:

 

Francisco de Manuel: “Para mí es un día importante porque voy a demostrar lo que llevo dentro y mi capacidad como torero”

 

Borja Ximelis: “Afronto la fecha sabiendo lo que significa estar anunciado en una plaza de semejante categoría y con un cartel de tal rivalidad”

 

Álvaro Seseña: “Los tres vamos a sacar lo mejor de nosotros y jugar nuestras cartas, porque este es un desafío para los ganaderos y para nosotros también”

 

La importancia de lidiar en Valdemorillo, por tradición y por repercusión, añade es plus de “responsabilidad” que sienten por igual todos los anunciados, en un cartel que “por la expectación ya generada y por la novedad y aliciente que presenta” marca el arranque de todo un Desafío, el del Ayuntamiento a la hora de hacer valer la tradición taurina del lugar, llevando este 8 de septiembre al albero de La Candelaria un festejo “nuevo, diferente, que nadie esperaba en estas fechas y en este coso, y que resulta de gran atractivo para el aficionado”. Porque le gobierno municipal que preside Santiago Villena estrena formato en estas Fiestas de la Natividad de la Virgen y lleva a toriles reses “de encastes distintos a los que el público está acostumbrado a ver”, con los de Flor de Jara, y su procedencia Santa Coloma, y de encaste Martínez los otros tres herrados de Manuel Quintas. En suma, dos encastes de los que llaman “y mucho” la “atención”, ante los que se medirán tres novilleros madrileños, que se conocen desde niños, pero que vienen resueltos a darlo todo en esta plaza de la oportunidad, “de la puerta que abre tantas otras”.

 

Porque Valdemorillo es siempre un examen, una ocasión de demostrar que a los carteles se llega por méritos. Así busca probarlo el Consistorio como organizador de esta novillada picada, y así lo sienten todos los protagonistas de una “tarde que seguro ha de resultar especial” y a la que se llega con gran ilusión. Como la que reconoce sentir José Manuel Quintas, “al volver a esta plaza”. Porque el recuerdo está presente, el de aquella época en que sus padres eran jóvenes y organizaban la feria alguna vez, el de aquellas otras novilladas vividas en este lugar, un recuerdo que refrenda la propia cercanía de esta labor ganadera, que trae ahora a este ruedo “unos novillos muy bonitos, que creo tienen que embestir”, añadiendo así vistosidad a este Desafío de Encastes, “una idea que tiene que funcionar”.

Novillos proporcionados, en la hechura de su ganadería, son también los que forman el lote elegido de Flor de Jara, “con condiciones probadas para la embestida”, como señala Carlos Cancela, quien guarda muy viva en la memoria su alternativa “precisamente en este Valdemorillo al que vuelvo ahora como ganadero”. Y lo hace, además, “cuando la camada está en un momento bueno, creciente, por lo que confío que los novillos den el juego que queremos y que el aficionado espera”. Claro que la suya es cita también doble, porque Cancela apodera a Francisco de Manuel, poniendo por tanto el foco en lo que dé de sí la actuación del joven promesa, bien situado como está entre los primeros de su escalafón. “Hay que agradecer al Ayuntamiento que haga esta apuesta por los novilleros, que, en definitiva, son el futuro”, y más en este formato de desafío que si sale bien tiene su aliciente”.

 

Abriendo paseíllo, este Francisco de Manuel “en estado de gracia”, que sabe lo decisivo que puede resultar su paso por el coso valdemorillense. “Para mí es un día importante porque voy a demostrar lo que llevo dentro, mi capacidad como torero y que intento, además, poder con todo tipo de encastes y ganaderías”. Consciente que la buena trayectoria seguida hasta aquí tendría firma de lujo cara a una próxima alternativa de “dar el golpe de efecto” y abrir puerta grande, el novillero quiere demostrar “que uno no está ahí de casualidad, que quiero ser torero”, y para ello, toca “demostrar ganas y actitudes. En estas últimas novilladas me he sentido muy bien y creo que estoy mentalizado y que este domingo puedo dar que hablar “.

 

Compañero de terna, Borja Ximelis no se quedará atrás, el del 8 es un día “apetecible, porque es diferente a lo que llevo en mi corta carrera, nunca he estoqueado ningún animal de las ganaderías que nos brindan este Desafío, y por ello aún me apetece más”. Muy joven, como el resto de los acartelados, Borja destaca este hecho como un motivo más para aplaudir el festejo, “porque esto debe atraer al tendido a la gente joven también”. Y tampoco deja de señalar “que sabemos los pros y los contras de los demás, porque somos completamente distintos, y cada uno a su forma puede arrear y crear una mayor competencia en la tarde”. Es esa rivalidad que resulta “atractiva” a la afición. De ahí que Borja afronte la fecha sabiendo lo que significa estar anunciado “en una plaza de semejante categoría, y que asumo con la correspondiente responsabilidad y bastante ilusión”.

 

Y completando el testimonio de todos los protagonistas de esta novillada, Álvaro Seseña llega en su año de debut con picadores, y ello representa “ilusión sí, y también preocupación, por lo mucho que representa lidiar aquí”. Y esto lo dice José Luis Seseña, su padre, quien llegara a torear en este pueblo “uno de los de mayor afición taurina” hasta tres novilladas y una corrida, por lo que comprende “la gran exigencia del sitio”. Él, que, paradojas del destino, llegó a compartir cartel como novillero precisamente con el padre de Francisco de Manuel, reconoce la expectación abierta con esta “cita taurina con la que Valdemorillo nos sorprende ahora”. Tomándole el testigo, Álvaro subrayando también en cartel el apellido Seseña, afirmando que el vestir de luces en este Desafío, “que lo es para lo ganaderos y también para nosotros”, resulta muy ilusionante y muy importante, “es la plaza más destacada en la que voy a torear hasta la fecha y quiero dar ese paso y que mi nombre empiece a sonar”. De hecho, está convencido “que los tres vamos a dar lo mejor y jugar bien nuestras cartas”.

 

Inmersos así en la cuenta atrás, para ver cómo cala tanta Desafío en el redondel, desde el Ayuntamiento se recuerda que el precio de la entrada general es de 8€, siendo gratuita para menores de doce años. Las localidades se pondrán a la venta una hora antes del festejo en la taquilla de la plaza. “Esperamos que el público disfrute de una gran tarde como el mejor colofón a nuestras Fiestas, cerrando este programa taurino en el que contamos también con los dos encierros nocturnos y sueltas de reses que le ponen acento especialmente popular a estos festejos, como manda también la tradición”, afirma el Concejal Miguel Partida, muy implicado a la hora de cuajar este cartel, “del todo diferente”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Más recientes
Please reload

Archivo
Please reload

​​​Contáctanos

Plaza de la Constitución nº1 

Valdemorillo - 28210 - 

Madrid - ESPAÑA

Tel: 91 897-73-13| Fax: 

Síguenos

  • w-facebook
  • Twitter Clean

© 2023 por Ayuntamiento de Valdemorillo